Radiofrecuencia Thermaclinic

thermoclinic
El equipo ThermaClinic es la técnica más reciente en la lucha contra el envejecimiento facial. En él se utiliza la energía de radiofrecuencia conducida. Esta energía es muy conocida en cirugía, donde se emplea desde la década de los cuarenta, en forma de radiofrecuencia ablativa, pero las recientes innovaciones técnicas nos posibilitan su uso, desde la superficie de la piel, para el tratamiento selectivo de la dermis profunda y de las capas subdérmicas, ya que la aplicación del frío superficial protege la epidermis durante el disparo, con la ventaja adicional de no producir cortes ni lesiones.

La elevada temperatura interna alcanzada produce una contracción inmediata del colágeno, iniciandose la reparación y remodelación del colágeno profundo, reafirmando la piel y reduciendo sus arrugas. Hay unos efectos inmediatos, pero el resultado definitivo se observa a los tres o cuatro meses de aplicación, cuando se ha promovido la producción de colágeno y su remodelando.

La energía de la radiofrecuencia, controlada por microprocesador, se diferencia de la del láser, en que la luz de éste tiende a dispersarse y absorberse en las capas más externas de la piel, haciendo difícil su penetración con suficiente energía a las capas más profundas sin dañar la superficie. Además este nuevo sistema, al no actuar por luz, puede tratar en las mismas condiciones pieles claras y oscuras. Los láseres de uso dermatológico actúan sobre el colágeno cutáneo superior, mejorando las arrugas finas y la textura de la piel, mientras que la radiofrecuencia del sistema ThermaClinic actúa sobre la dermis y las capas subcutáneas, mejorando así las arrugas más profundas y reafirmando los tejidos flácidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *