Hiperhidrosis o sudoración excesiva

hiperhidrosis

La hiperhidrosis o sudoración excesiva se puede tratar de forma rápida y sencilla con toxina botulínica, obteniendo unos magníficos resultados que duran hasta 6 meses o más.

Tratamiento:
El tratamiento se realiza en un breve espacio de tiempo (20-45 minutos según zona) y de forma ambulatoria. Se realizan pequeñas infiltraciones de toxina botulínica tipo A en las zonas afectadas por la hiperhidrosis, que actúa disminuyendo o incluso eliminando la sudoración excesiva de la glándula sudorípara.
Se pueden emplear diferentes modalidades de anestesia (anestésicos tópicos, locales o frío), pero normalmente el tratamiento es bien tolerado sin ellas.
Los efectos secundarios son leves. Enrojecimiento y algún hematoma pequeño ocasional, que evoluciona favorablemente en las primeras 48-72 horas. La incorporación a la vida normal es inmediata. El efecto de la disminución de la sudoración excesiva se empieza a notar a la semana de la realización del tratamiento, y su duración en el tiempo es variable, pero habitualmente mayor a los 6 meses.

Sesiones:
Se recomiendan sesiones anuales.